Your address will show here +12 34 56 78
Asociación

Seguro que muchos de vosotros habéis oído ya, que muchos alimentos de nuestro día a día pueden ocasionar graves problemas de salud a nuestras mascotas, ¿pero cuales pueden llegar a ser realmente perjudiciales?

En primer lugar, deberíamos diferenciar entre los alimentos que pueden llegar a ser tóxicos para perros y cuáles pueden serlo para los gatos y por ejemplo, conejos.

PERROS:

-CHOCOLATE: el componente de este alimento que puede llegar a ser tóxico para nuestro animal de compañía recibe el nombre de teobromina. El problema comienza cuando este componente es metabolizado por los canes de forma más lenta que nosotros y esto permite, en definitiva, que se acumule en sus organismo hasta poder alcanzar niveles tóxicos.

-LÁCTEOS: como la leche, los helados, yogures o quesos, los cuales pueden ocasionar trastornos intestinales o diarrea a estos animales. En el caso de este alimento, el componente perjudicial es la lactosa, la cual es un tipo de azúcar muy abundante en la leche y que se digiriere en  nuestro organismo gracias a una enzima. La mayoría de perros dejan de crear esta enzima poco despues de nacer, por lo que no son capaces de digerir esta azúcar ya mencionada.

-AGUACATES: además, de uvas y semillas de algunas frutas. Lo que puede ocasionar problemas como vómitos o diarrea a nuestra mascota no es la pulpa del aguacate, sino la cáscara y hojas de este fruto.

GATOS:

-VERDURAS: como cebolla, ajo, patata o tomate. La patata, por ejemplo, en sí, no es tóxica para los mininos, si que lo son los brotes verdes, las hojas y el tallo.

-UVAS Y PASAS: en grandes cantidades, tanto uvas como pasas pueden llegar a ser tóxicas para los gatos, ya que pueden afectar al riñón del animal y en pequeñas cantidades, pueden causar otro tipo de efectos como diarrea.

-COMIDA PARA PERROS: ¿es realmente perjudicial para nuestro felino la comida de perro? La respuesta es que en pequeñas cantidades y de forma esporádica, no suele producir ningún tipo de efecto en el animal, pero si se llega a consumir de forma contínua y cotidiana, puede producir numerosas consecuencias en el organismo del gato.

 

CONEJOS:

-ALOE VERA: puede provocar problemas digestivos, cólicos e incluso la muerte del animal. Es potencialmente venenoso.

-BERENJENAS: no en su totalidad,solo las partes verdes, puede llegar a ser venenosa y provocar una intoxicación.

-MANZANAS: (solo las semillas) al igual que las semillas de los melocotones, las de las manzanas, provocar problemas a la larga.

COBAYAS:

En general, los productos de origen animal como la carne, huevos o leche son muy poco recomendables pues la cobaya es un animal herbívoro. Aún siendo de esta condición, ciertas especias o plantas, no son apropiados pues pueden ser tóxicas, como la hiedra. Además, las semillas y huesos de la fruta también son tóxicos,

En el caso del azúcar, puede provocar en nuestra mascota ceguera o problemas intestinales.

Los alimentos ricos en almidón, como las patatas, o en hidratos de carbono, como las zanahorias, pueden ser perjudiciales para su sistema digestivo. Hay que evitar además alimentos con alto aporte de calcio, como los berros o el trébol.

Otros alimentos como las pipas de girasol y el maíz pueden provocar ahogamientos.

 

HURONES:

Hasta hace poco, no existían piensos ya preparados especiales para esta especie de animal. Los ingredientes de los piensos están ordenados de mayor a menor en función de la cantidad en la que se presenta en el producto. Es importante para distinguir un buen pienso de hurón el que los tres primeros ingredientes deben ser de origen animal. Las fibras, por ejemplo, no deberían sobrepasar el 3%, pues no pueden digerirla en su intestino corto y un exceso provoca gastroenteritis. No deben alimentar nunca a su hurón con frutas o verduras, pues no las digieren y pueden provocarle una obstrucción intestinal.

 

En definitiva, no es recomendable alimentar a nuestras mascotas con nuestros alimentos, pero en la excepción de que lo hagamos, deberíamos informarnos acerca de los alimentos que pueden provocarles problemas a corto, medio o largo plazo para no dañar la salud de nuestro querido animal.

Estos alimentos mencionados, pueden tener distintos tipos de efectos, desde úlceras de estómago, daños en los riñones e hígado hasta el fallecimiento del animal, por eso extrememos al máximo las precauciones. 


Rocio Ingelmo Pimientel








0

Sin categoría
Este año pasaron los reyes y como cada año os escribí para pediros un perrito pequeño para poder crecer con él pero al levantarme de madrugada, en el sofá de casa volví a encontrar una caja con un gran lazo rojo y emocionada, al abrirla encontré un corazón vacío que ponía RESPONSABILIDAD. Y así, año tras año, cambiando la palabra: AMOR, el anterior EMPATIA.

No sé bien que significa empatía ni responsabilidad, pero creo que seguro que no son importantes a la hora de tener un perrito, ya que con amor seguro que es más que suficiente porque prometo quererlo mucho mucho, tanto como a mis papás.
Mis papás me dicen que esos corazones que me traéis hay que llenarlos durante el año, y que siguen vacíos,  por eso no me traéis el perrito, pero no entiendo por qué. Yo quiero mucho a los animales me gustan mucho pero no sé cómo llenar esos corazones, no se donde se compra la empatía ni la responsabilidad para llenar esas cajas.


Mis papás dicen que tener un perrito no es solo sacarlo a la calle, y cuidarlo, me hablan de veterinario, de paseos, de responsabilidad y de empatía,… ¡y dale con la empatía!, y de muchas cosas más.


A mis amigos del cole les trajisteis un perrito para navidades, y no tuvieron que llenar ninguna caja, incluso recuerdo ver a sus perritos cuando venían al cole, es posible que sus papás tuviesen dinero para comprar la empatía y la responsabilidad.

Ahora sus perros no vienen, mi amigo Luis me habla de un sitio que se llama perrera, dice que es como una casa para perritos donde los llevan cuando se portan mal, pero el mío seguro que se portará muy bien por que lo voy a cuidar mucho y a enseñarle para que sea un perrito listo y bueno.
 
 
Tener un perro es muy fácil: solo con adoptarlo o teniendo dinero, como diría Samanta, es posible. Pero el verbo tener no es el adecuado cuando nos referimos a tener la responsabilidad que se adquiere cuando un perro entra en nuestra vida. Tendremos que cuidarlo siempre, no sólo alimentándolo, si no sacándolo a pasear llueva, haga frío o calor, tendremos que llevarlo al veterinario, tendremos que quererlo y darle la atención que necesita. Estos compromisos tienen que estar muy claros para pedir un perro a los reyes.

Si no, efectivamente, el cachorro tan mono que llegó a una familia, pasará a una perrera, donde en el mejor de los casos podrá intentar encontrar a una familia que sepa lo que significa tener un animal.


Por  favor, pensad si estos compromisos los podéis cumplir y si no puede ser por el motivo que sea…siempre será mucho mejor un peluche.
0